La Masacre de Aguas Blancas; 27 años de impunidad

2022-06-28 8

 

Pocos son los eventos cuyos efectos se sienten varios años después en un país tan aquejado con la violencia como lo es la masacre de Aguas Blancas.

Todo los los procesos de organización social que han tomado lugar en el estado de Guerrero, fortalecio la lucha por la justicia de las comunidades, pero también aumento el peso de la represión, e incluso pasando por varias operaciones de contrainsurgencia en la zona. Al cumplirse 27 años de la masacre de Aguas Blancas, (en la que fueron asesinados 17 campesinos por ordenes), las exigencias de justicia siguen en pie, “por la liberación de los presos políticos y por el esclarecimiento de las ejecuciones de dirigentes de organizaciones sociales” se mantienen vivas, afirmó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

En un breve video que difudifundió a través de redes sociales, recordó que la mañana del 28 de junio de 1995, miembros de la recién formada Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS) se dirigieron a Coyuca de Benítez, Guerrero, con el propósito de pedir el cumplimiento de las promesas de ayuda para los caficultores, pero fueron detenidos y atacados por un grupo de policías y agentes judiciales.

Hasta la fecha los autores intelectuales de la masacre no han sido detenidos, resaltando el ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer, el cuál dimitió semanas después, pero nunca enfrentó cargos relacionados al crimen. El OCSS ha sostenido que las motivaciones de este multihomicidio fue el político, “las víctimas tenían militancia política en la OCSS y su demanda fue la exigencia de presentación con vida de uno de sus compañeros desaparecido en el municipio de Atoyac de Álvarez, Gilberto Romero Vázquez, en cuya responsabilidad figura la entonces presidenta municipal de Atoyac, María de la Luz Núñez Ramos”.

Además de que esta masacre fue la escalada de la ofensiva gubernamental contra los campesinos del estado de Guerrero, “comprendió el asesinato, la desaparición forzada, el desplazamiento forzado, la persecución, la tortura, entre otros crímenes", mencionando que este movil persiste hasta nuestro días, pero ahora por medio de grupos narco-paramilitares que azotan la región.

Y sin importar el paso de los años, sexenios y las decadas, la lucha por la justicia para los caídos en Aguas Blancas sigue y seguira vigente.

8 Visitas

Artículos relacionados