Rememorando la masacre de Corpus Cristi, y los halcones que volaron para jamás volver

2022-06-10 13

El 10 de junio de 1971, es una fecha que quedara marcada para siempre en la historia de México. 

Justo cuando se celebraba el Jueves de Corpus, estudiantes de, principalmente, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN) tomaron las calles en apoyo a la huelga de la Universidad de Nuevo León (UANL), reuniéndose en los alrededores de la estación del metro Normal para marchar hacia el Zócalo capitalino.

Todo comenzó finales de la década de 1960, en la UANL profesores como estudiantes presentaron una ley orgánica donde se proponía un gobierno paritario. Gracias a ésta llegó a la rectoría Héctor Ulises Leal Flores en 1971. En total desacuerdo, el gobierno redujo los presupuestos y obligó al Consejo Universitario a aprobar un nuevo proyecto de ley donde se suprimía la autonomía de la universidad. Por ello, los estudiantes salieron a las calles a manifestar su descontento y, quienes integraban el comité estudiantil, pidieron a las demás universidades del país su apoyo.

Tanto la UNAM como el IPN respondieron, decidieron unirse y realizar una manifestación masiva el 10 de junio de 1971.

Pero no eran los únicos que estaban preparandose para aquel día. Durante el gobierno de Luis Echeverría, fue creada la unidad de choque "Los Halcones", entrenados por la Dirección Federal de Seguridad y la CIA. Su primera participación fue el 2 de octubre de 1969, en el primer aniversario de la masacre de Tlatelolco. El gobierno informó que en la capital habría un destacamento especial creado para la seguridad del recién inaugurado sistema del metro de la Ciudad de México. Antes de su participación en la masacre, los Halcones ya habían participado en otras acciones como asalto a preparatorias adscritas a la UNAM, movilizaciones de vendedores ambulantes y posiblemente la primera señal de alarma fue la movilización de trabajadores textileros el 4 de noviembre de 1970.

De acuerdo con el Informe las autoridades, los Halcones intervinieron en la marcha del 4 de noviembre de 1970 junto con la Policía de Seguridad Pública, un helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana y cuatro vehículos antimotines. La marcha había sido convocada para pedir la reinstalación de 130 obreros textileros (que a su vez convocaron a la población en general) y se dio en el contexto del cambio de gobierno entre Díaz Ordaz y Echeverría. En ese entonces las escaramuzas dejaron únicamente heridos y los manifestantes los describieron como gorilas entrenados por el ejército.

La masacre es uno de los días más negros de la historia moderna mexicana, las calles aledañas a la Estación Normal del Metro de la Ciudad de México fueron escenario de El Halconazo. El saldo exacto de fallecidos nunca se confirmo, llendo desde 120 hasta los 225 muertos, siendo la mayoría jovenes de 17 a 22 años.

Los atacantes venían armados con varas de bambú, palos de kendo y porras, por lo que en un principio fueron fácilmente repelidos por los estudiantes. Pero el contrataque fue con armas de fuego calibre .45,.38 y .30 Carbine, además que los comercios y casas aledañas no fueron seguras para los manifestantes. incluso algunos pacientes del hospital Rubén Leñero ayudaron a esconder a los manifestantes. Recordemos que la policía no intervino y permaneció como espectadora, permitiendo la masacre. Además de que varios vehículos privados les brindaron armas y movilidad para cazar a los manifestantes. 

¿Qué paso con lo halcones?

Gracias a varios documentos desclasificados y entrevistas, el día después de la masacre, la Dirección Federal de Seguridad ordeno la disolución del grupo. Les pagaron una indemnizacióny les ordenaron marcharse de la ciudad.  Los Halcones ya habían sido identificados. Gracias a las fotografías de la prensa, la fachada de que los trabajadores de limpia era insostenible, y se les notificó que sus documentos personales habían sido destruidos. 

El gobierno de Estados Unidos, por su parte, se deslindó del entrenamiento de los halcones, y la embajada "recomendó fuertemente" al Departamento de Estado que no se hablara sobre el programa de capacitación a la policía mexicana por parte de la Academia Internacional de Policía

Algunos ex halcones empezaron a delinquir al no encontrar una manera de sobrevivir, siendo común que algunos fuesen arrestados y posteriormente confesaran su participación en el grupo, pero sin ser juzgados por su participación

 Existe una memoria viva y tanto familiares y sociedad civil reclaman su derecho a saber la verdad.

13 Visitas

Artículos relacionados