La Apple Card ante el sexismo y la polémica: acusan al algoritmo de conceder a un hombre 20 veces el crédito de su mujer

2019-11-14 59

Cuando Apple presentó tu propia tarjeta de crédito, la Apple Card, en colaboración con Goldman Sachs, aquello parecía un primer pero contundente paso de la empresa en el ámbito financiero. El producto, como suele suceder en Apple, generó una gran expectación.

Ahora la polémica rodea a dicha tarjeta: David Heinemeier Hansson (@DHH), un influyente desarrollador -creó Ruby on Rails y es CEO de Basecamp- ha criticado duramente a Apple por concederle la Apple Card a él y a su mujer, pero haciendo que ella tenga 20 veces menos crédito que él aun estando ambos en la misma situación. Acusa a Apple de no tomar cartas en el asunto y sobre todo ha reimpulsado el debate sobre esos oscuros algoritmos propietarios que creemos que son perfectos y omnipotentes, que controlan nuestras vidas y que pueden ser subjetivos y tener prejuicios. En este caso, afirma DHH, el algoritmo es "jodidamente sexista".

A pesar de todo eso, confesaba, "el algoritmo de caja negra de Apple cree que yo merezco 20 veces el límite de crédito que ella". La crítica era dura y contundente, y destacaba que incluso cuando ella paga ese límite por completo antes de tiempo y cubre esos gastos, la tarjeta no le deja hacer más gastos hasta el siguiente periodo de facturación.

El problema no solo es Apple, sino la confianza ciega de los empleados -e incluso de muchos de los que respondían en Twitter- en un algoritmo creado para determinar a quién se le concede la tarjeta, a quién no, y con cuánto crédito contarán esas personas a las que se les concede.

Los propios empleados del servicio de atención al cliente de Apple no lograron resolver el problema, a pesar de responder rápidamente al problema y ser amables con la queja: no daban respuesta, y cuando lo hicieron -debido a la presión mediática- acabaron dejando el crédito de su mujer como el de él sin más. Cuando se pusieron en contacto de nuevo con el servicio técnico para tratar de averiguar qué había pasado, los empleados respondieron que no sabían que había pasado "pero le juro que no estamos discriminando, es el algoritmo, simplemente".

59 Visitas

Artículos relacionados